Big data: ¿querés que tu hijo triunfe en el fútbol? Tenelo en enero.

El análisis que hice fue el siguiente: tomé el listado de los 929 jugadores de fútbol que hoy juegan en primera división en Argentina y los conté según su mes de nacimiento. El resultado fue contundente:

 

Futbolistas argentinos de primera 2015 por mes de nacimiento

 

Fuente original de los datos: bdfutbol.com

Screen Shot 2015-05-17 at 20.02.23

Nótese cómo hay una sobre-representación de más del doble entre el primer trimestre del año y el último. Jugadores que nacieron en diciembre: 48. Jugadores que nacieron en enero 126. Es decir: por un mes de diferencia, hay casi el triple de jugadores.

Descartando algunas explicaciones lógicas

 

Después de obtener esta información, busqué descartar que fuera un hecho aleatorio propio del 2015 y me remonté 10 años para atrás. El resultado, muy parecido:

Screen Shot 2015-05-17 at 20.12.45

¿Qué otras objeciones podría haber? Quizás, nace más gente a principio de año y menos al final. Conseguí esta información del Ministerio:

Nacidos vivos por mes - 2011

Fuente: Dirección de Estadísticas e Información de Salud. Ministerio de Salud de la Nación.

La diferencia inter-mensual no es muy determinante.

Por alguna razón, si nacés a principio de año, tenés más probabilidades de llegar a jugar en primera.

 

¿Por qué sucede esto?

 

La idea para este estudio la obtuve leyendo el libro “Outliers” de Malcom Gladwell, en el que nombra un estudio menor que se hizo en Canadá en 1.985 sobre los jugadores profesionales de hockey de un equipo. La conclusión era la misma: hay una sobre-representación de los nacidos al comienzo del año. Investigando un poco más en internet, parece que en deportes se estudia algo llamado RAE (Relative Age Effect), es decir, cuánta ventaja tiene un deportista por sobre otro según la diferencia de edad.

¿Qué hace falta para estar entre los mejores jugadores? Sin dudas, son necesarios algunos dotes que a veces vienen con la persona, como el talento y la inteligencia. Pero, si hay un factor común en todos los deportistas profesionales, es el tiempo de entrenamiento. Esto es tan necesario que la gran mayoría de jugadores comienzan a jugar desde muy, muy chicos: cuanto más entrenes de chico, más probabilidades tenés de llegar a jugar en primera.

Les resumo la idea que aporta el estudio canadiense:

El proceso de selección

 

¿Qué sucede cuando somos todavía niños y jugamos al fútbol en algún equipo? Es fácil: para nivelarnos, nos dividen por “categoría”, según el año en que nacimos. Sin embargo, esta división no es del todo equitativa: Si yo nací en enero de 1989, voy a estar jugando junto con alguien que nació en diciembre del mismo año, y por lo tanto voy a ser 11 meses mayor. ¿A quién le importa esto? ¿Cuánto más grande soy? Ahora que tengo 25 años, no mucho. Me podés parar al lado de gente que nació en enero o en diciembre y no vas a adivinar quién es quién. Sin embargo, cuando somos pibes tener 4 años o tener 4 años y 11 meses se suele notar en lo físico y mental. Es decir: el equipo de los que tienen 5 años es muy probable que pierda contra el de los que tienen 6; el de los que tienen 6, con los que tienen 7, y así sucesivamente, porque la diferencia física importa. Por lo tanto, separando a los chicos por categoría otorga una ventaja competitiva a quienes hayan nacido al comienzo del año. La pregunta entonces es: ¿por qué, si varios años después esta diferencia desaparece, los nacidos a comienzo de año prevalecen en su ventaja para lograr jugar en primera?

Muy buena pregunta. Supongamos que llevamos a nuestro sobrino de 6 años a jugar un torneo de fútbol al club de barrio más cercano. Como nació en enero, es posible que sea más grandote y juegue mejor (que sea probable no significa que siempre sea así, sino que estadísticamente suele ser así si hablamos de grandes volúmenes poblacionales). Como “juega mejor”, nos entusiasmamos con que es bueno en el fútbol. No somos los únicos: probablemente, la gente del club, el director técnico y todos en general se entusiasmen con la idea de “foguear” al nene, ponerlo en más y mejores equipos, aumentar los entrenamientos…en definitiva, si el chico es bueno en la cancha, como sociedad lo vamos a hacer jugar más que el resto, ya sea en entrenamientos o en partidos regulares. Y, como lo vamos a hacer jugar más que el resto, al año siguiente les va a sacar todavía más ventaja. Algo que comenzó como una ventaja etaria comienza a aumentar la diferencia de calidad como jugador del resto por el proceso de selección social que se da. Por el contrario, si el chico es de los más chicos, es probable que la pase mal jugando, acostumbrado a que los otros lo superen, y esté muy poco estimulado a continuar yendo a jugar. Por lo tanto, cuando nuestro sobrino llegue a los 20 años, va a tener muchísimo más tiempo de entrenamiento y partidos encima que los compañeros a los que no se les vio un “talento” cuando eran más chicos. Así es entonces como se explica que, cuanto más cercano al principio de año hayas nacido, más probabilidades tenés de llegar a ser un deportista profesional.

¿Se imaginan si el corte por promociones lo hiciéramos como el corte de edad escolar, en julio? ¿O en septiembre? Si damos por válida esta teoría, esto significa que ese pequeño cambio, que hasta parece solamente de carácter administrativo, haría que centenares de jugadores que llegan a primera sean otros que los que llegan con el sistema actual. Qué loco, ¿no?

 

Ya que estaba, hice los gráficos según la posición del jugador.

Screen Shot 2015-05-17 at 20.00.16 Screen Shot 2015-05-17 at 20.00.02

Mediocampistas por mes de nacimientoScreen Shot 2015-05-17 at 19.59.46

 

Hay un 500% más de probabilidad de que seas arquero habiendo nacido a principio de año. Tiene sentido: ¿a quién se le ocurriría que un nene más chiquito que el resto sea arquero? En las otras posiciones, la tendencia se mantiene (ya hablando con números más chicos de muestra, no vemos la curva tan exacta), aunque un poquito menos en los delanteros. ¿Será que el tamaño físico importa más en los defensores y en los centrales que en los delanteros? Yo creo que también tiene sentido que esto importe menos en los delanteros. Si no, miren a Messi.

 

Qué haría yo si fuera un club de fútbol

 

Cualquier equipo groso de la Argentina tiene un método que es clave para reclutar futuras promesas: las inferiores. Hoy en día, todas funcionan igual: dividiendo los grupos por categoría. Yo sé que no es justamente el sistema más fácil de armar, pero si dividiera a los grupos por trimestre, por cuatrimestre, o al menos por semestre, sobre todo a los de menor edad, tendría una ventaja enorme con respecto al resto de los clubes: podría reclutar en una situación más equitativa a los mejores reales, sin importar cuándo hayan nacido. Pensemos en lo que implica la sobre-representatividad, en la otra cara de la moneda: hay potenciales jugadores de fútbol excelentes que de chicos se pierden la oportunidad, y que todos los clubes pasan de largo porque no brillan en el torneo de su categoría. Si yo me los pongo a buscar organizando mi club de otra manera, voy a lograr cazar talentos que todo el resto de los clubes pasan de largo por esta “falla” en el sistema de clasificaciones. Lograr una igualdad de oportunidades en este terreno implicaría en el largo plazo mejorar la calidad de todos los jugadores de fútbol.

¿Tan loco sería pensar en un sistema de pre-selecciones juveniles diferente?

 

Encontré un país que ya lo tiene. Les dejo el gráfico para que ustedes mismos adivinen cómo funciona ahí 😉

Bundesliga por mes de nacimiento

Conclusiones finales

 

Hoy, el efecto de ventaja relativa de la edad está eligiendo por nosotros quién es buen jugador de fútbol y quién no, y es probable que se reitere también en otros deportes. Esta distorsión nos está haciendo funcionar mal el sistema de selección de “los mejores”, y, por lo tanto, cuanto más podamos neutralizarlo, más precisos vamos a ser seleccionando a los mejores, aumentando así la calidad de nuestros jugadores y nuestro fútbol. Como se ve en los gráficos, no es un efecto menor, y poner el foco en normalizarlo podría influir enormemente en la calidad de todos los profesionales del deporte. ¿Queremos ser los mejores en fútbol? Seleccionemos a los mejores en serio, y desde chicos. Aprovechemos el poder de esta información para tomar las decisiones correctas. El conocimiento nos hace responsables.

 

PD: Si querés un hijo tenista, cuidado también con el último trimestre del año!

Tenistas ATP por mes de nacimiento

 

 

PD 2: Esta nota fue mencionada en diario La Nación (http://www.lanacion.com.ar/1799319-messi-imposible-las-estrellas-de-enero-y-otras-perlas-del-big-data-del-deporte) y el portal InfoBAE (http://www.infobae.com/2015/06/19/1736142-queres-que-tu-hijo-triunfe-como-futbolista-que-nazca-enero)