Tecnologías como puentes al futuro | Internet en Todo

Que vamos hacia un mundo inter-conectado, ya no es ninguna novedad. Hace dos décadas, internet comenzaba a popularizarse: se hablaba de la “revolución de las comunicaciones”, y muchos comenzábamos a soñar con promesas tecnológicas que nos hacían las series: veíamos a las videollamadas como una posibilidad muy remota y nos reíamos de lo “exageradas” que eran las series que buscaban predecir de alguna manera este tipo de tecnologías:

videollamadas_simpson-690x388

 

Friends Pete and Monica Video Call

 

Con los años, esta promesa fue cumplida con creces, y hoy nos es normal chatear con algún amigo/a que está de vacaciones en la India y nos manda fotos desde encima del elefante en el que está paseando, utilizando simplemente su celular.

Puentes pasados

Sin embargo, hubo un punto medio entre estos dos momentos: entre tener que pagar 2 dólares el minuto de llamada telefónica de larga distancia a Chile, con un audio que tardaba 10 segundos en llegar, y recibir al instante video, texto e imágenes, hubo algo: este algo tomó una forma muy concreta a nivel mundial y se popularizó como “Cyber Café” (“el cíber”, para los amigos). Es un ejemplo excelente para definir a qué llamamos bienes de transiciónson aquellos productos y servicios que, al calor de la expansión de la frontera tecnológica, actúan como puentes entre hábitos de consumo pasados y futuros. Cuando surgen, se masifican de manera exponencial logrando innovar en costumbres humanas. Cuando mueren, lo hacen a esta misma velocidad. ¿Cuánto puede durar este paso? Puede medirse en pocos años (transición corta), o bien en pocas décadas (transición extensa). Es relativo.

Hecha esta aclaración, podríamos afirmar que los Cyber Café son un excelente ejemplo de bienes de transición hacia el internet en los hogares: conectaron la época de no-conectividad con la de sí-conectividad.

Para un producto que termina hegemonizando una industria, no necesariamente hay un solo bien de transición: pensemos en cuáles podríamos considerar como tales hacia el smartphone: el reproductor de MP3 y el GPS probablemente entrarían en la definición.

Cabe aclarar que no todo producto que surge utilizando nuevas tecnologías logra entrar en esta categoría.

Miremos a “Aladino”:

Aladino videollamadas telecom 2007

 

Con este dispositivo, en el año 2007 Telecom buscó sacar provecho de la velocidad ofrecida por la banda ancha para ofrecer videollamadas directamente desde un teléfono. A simple vista, no parecería haber nada más intermedio entre una llamada telefónica y un Skype que este aparato feo e incómodo con pantalla a color. No obstante, no cumple con nuestra definición: no logró innovar ni masificarse. Murió en el olvido y no sirvió como nexo entre lo que fue y lo que será.

Puentes futuros

A la distancia, puede resultarnos muy fácil y simple comprender las conexiones pasadas entre las invenciones. Probemos algo más incómodo: pensemos en las tecnologías del hoy, tratemos de pensar el mañana y definamos qué bienes de consumo lanzados en estos últimos tiempos podrían ser en realidad simplemente de transición. ¿Esto significa que van a fracasar? No: significa que su probable éxito será reemplazado por una tecnología mejor, que ya se encuentra en la proyección de las marcas.

 

Amazon Dash

 

Este sencillo “plug-in” para cualquier mueble de la casa nos permite con un solo botón ordenar el producto que nos esté faltando o quedando poco, para recibirlo en poco tiempo en la puerta de nuestra casa automáticamente. ¿Nos imaginamos un futuro con cientos de botoncitos alrededor de la casa? Claro que no: este es un producto pensado para representar la transición entre que nada esté conectado y que el internet de las cosas lo conecte todo.

 

Chromecast

 

Lanzado en el año 2013 y habiendo alcanzado rápidamente el primer lugar en los productos más vendidos del año de Amazon, este dispositivo convierte cualquier TV en smart por solamente 35 dólares. De esa manera, podemos controlar lo que se transmite en la misma mediante cualquier aparato de la casa que tenga Chrome: un celular, una tablet, una PC…Este best-seller gadget estuvo pensado desde el principio como bien de transición hacia que todas las TVs sean smart, al punto tal que Google mismo ya se encuentra lanzando la superación: Android TV.

 

Notas finales

Muchas veces, solemos mirar lo último que se lanza y evaluarlo como el producto final que las empresas pensaban sacar: el definitivo, el único. Con ese prisma, es muy fácil caer en la dicotomía de juicio “acertaron / se equivocaron”. Sin embargo, son estos mismos “inventores” quienes piensan el producto de hoy pensando en el que van a sacar pasado mañana, para ir adaptando los hábitos de las personas hacia donde quieren llegar.

Si bien el futuro es 100% impredecible, les propongo que, cuando sale un nuevo producto, busquemos enmarcarlo en alguno de los procesos de innovación en curso. Quizás ahí podamos comprenderlos mejor y hacer un análisis más completo, sin mirar solamente el pasado y el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *